Criar a un Niño Inteligente y Feliz

La tecnología moderna se ha vuelto una parte importante de la vida. ¡Muchos niños pequeños saben utilizar un iPad, un dispositivo móvil y una computadora mejor que algunos adultos! Los padres sienten que el interés del niño en la tecnología es útil y es posible que estén permitiendo el acceso a estos dispositivos más de lo apropiado para su desarrollo.

La Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría manifiestan que los bebés no deben tener ninguna exposición a la tecnología en los primeros dos años de vida, los niños de tres a cinco años deben usarla una hora por día y los niños de seis a dieciocho años dos horas por día. Usted se puede estar preguntando, ¿por qué hay tanta preocupación con respecto a la exposición a la tecnología?

girl in front of laptop

Durante los dos primeros años de vida, el tamaño del cerebro del bebé se triplica y continúa desarrollándose a gran velocidad hasta los 21 años. El desarrollo temprano del cerebro está determinado por la estimulación ambiental (o la falta de estimulación) en que se hacen las interconexiones de las neuronas. Estas interconexiones determinan la velocidad y la profundidad del aprendizaje. La estimulación que promueve el aprendizaje y establece las bases para el desarrollo exitoso proviene de las conexiones humanas, del tacto, del movimiento y de la naturaleza. En cambio, el uso y el apego a la tecnología promueven el sedentarismo y aislamiento.

Para criar un niño inteligente y feliz, sustituya el tiempo que pasa utilizando la tecnología con actividades recreativas que ayudan con la interacción y el compromiso.

Consejos para Criar a un Niño Inteligente y Feliz

  1. Tómese el tiempo de hablar con el niño y de que escuche el lenguaje. Esto promueve el apego, construye la autoestima, aumenta las habilidades del lenguaje y es crucial para el desarrollo.
  2. Léale. La lectura sigue siendo la clave del aprendizaje.
  3. Juegue con el niño. Jugar es fundamental para alcanzar los hitos del desarrollo y el bienestar emocional. Además, fortalece la resiliencia y ayuda a controlar el estrés.
  4. Enséñele juegos simples. Los niños desarrollan la memoria y la atención enfocada. Los juegos también enseñan importantes habilidades sociales como tomar turnos, esperar y compartir a medida que los niños interactúan con los demás.
  5. Salga y recorra el exterior. La naturaleza fomenta la exploración, el estímulo, la curiosidad y la resolución de problemas. Se trata de una habilidad necesaria para el aprendizaje y el desarrollo.

¿Desea obtener más información? Comuníquese con el Mid-Hudson Early Childhood Direction Center llamando al 845-565-1162, extensión 209.