Intervención temprana (EI)

¿Mi hijo se desarrolla a un ritmo normal?

Es frecuente que los padres y familiares se preocupen cuando su bebé o niño en crecimiento parece no estar desarrollándose de acuerdo con las etapas normales de crecimiento de un “bebé”. Los padres usualmente expresan su preocupación porque su hijo aún no se da vuelta solo o porque un hijo mayor ya gateaba a su misma edad, o bien, porque el niño no dice más que unas pocas palabras. Si bien es cierto que los niños se desarrollan de forma diferente, a su propio ritmo, y que el rango de lo que significa un desarrollo “normal” es bastante amplio, es difícil no preocuparse y cuestionarse.

Si piensa que su hijo no se está desarrollando al mismo ritmo o de la misma manera que la mayoría de los niños de su edad, una buena idea es hablar con su pediatra y explicarle sus preocupaciones. Dígale al médico qué es lo que ha observado, o no, en su hijo. Su hijo puede tener una discapacidad o un retraso en el desarrollo, o puede estar en riesgo de tenerlos.

Recursos de desarrollo temprano para padres y cuidadores

Tanto padres como cuidadores también pueden comunicarse con el Centro de Atención Infantil Temprana. El personal puede brindar recursos y el apoyo necesarios para aprender más acerca de los hitos del desarrollo temprano o de los procesos para derivar a un niño a realizarse una evaluación a través del Programa de Intervención Temprana. Los padres también pueden aprender los pasos para acceder al programa, entender el proceso de evaluación y elegibilidad para los servicios, y las oportunidades que pueden otorgar los servicios de intervención temprana. Las evaluaciones con el Programa de Intervención Temprana se brindan de forma gratuita y sin costo alguno para la familia. A través de ellas, se analizan todas las áreas de desarrollo y se determina si el niño tiene una discapacidad o un retraso en el desarrollo. También se accede a la información de los padres a fin de determinar las prioridades y las preocupaciones relacionadas con el cuidado y la mejora del desarrollo del niño. Se revisan todas las evaluaciones y los resultados pueden indicar que un niño es elegible para los servicios de intervención temprana.

Décadas de investigación rigurosa demuestran que las experiencias más tempranas en los niños juegan un papel fundamental en el desarrollo del cerebro. Hemos aprendido que el cerebro se fortalece a través de las experiencias tempranas positivas, y sabemos que los servicios del Programa de Intervención Temprana no solo mejoran y realzan el desarrollo de un niño, sino que lo mantienen en el camino para alcanzar el máximo de las habilidades y las herramientas desarrolladas a lo largo de los primeros años. La intervención temprana también puede ayudar a los padres a aprender la mejor manera de cuidar a un niño, apoyar y promover su desarrollo, e incluirlo en actividades familiares y comunitarias.

La decisión de evaluar a un niño debido a la sospecha de un retraso es muy difícil. Los padres pueden sentirse seguros al saber que el personal del Centro de Atención Infantil Temprana está dispuesto a ayudar.